martes, 28 de marzo de 2017

CONTRARRELOJ


CONTRARRELOJ

 

Minutos de placer
recorren la estancia,
difícil transitar eludiendo el amor
susurros inhalan la complicidad que palpita
dubitativa en los labios.

 
Ansias de atravesar cada poro de su piel
afilan los arrebatos
predestinados al fin,
descarrilados por la premura
transforman lo eterno en sufrimiento.

 
Lujuria inquina destruye
minutos de delirio
despojando poco a poco
las vestiduras,
inocencia transparente
abierta a la esperanza,
ingenioso beneficio para la adorable predilección.

 
Fuera, ignorantes apresurados buscan lo escondido
galopan por las calles sedientas
pasan secos los días
cuerpos deshechos de noches,
cuando la luna oscura
se aleja en silencio.

 
Yosune Castellano Alarcón
Integrante del Taller de Poesía Grupo Cero en Alcalá de Henares

 

 

lunes, 27 de marzo de 2017

ENTRE CULTURAS


ENTRE CULTURAS

 

Todo parece confundirse sino fuera por las estrellas guiando al Sol,
en un viaje en el que los camellos se mueven como manetíes en el agua.
Y los perfumes de cristal tienen una fragancia que flotando se deja caer,
desde la América tropical hasta el Sáhara Marroquí.

 
Los obreros negros que trabajan en las bahías de Florida se tapan la cabeza con pañuelos,
sin imaginarse, que sus primos árabes se tapan la cabeza con turbantes del mismo azul para protegerse de ardientes días.

 
Además de la herencia de los ancestrales indios, se construyen casinos en los que ya no hacen hogueras,
ni tiendas de campaña, y aún tampoco se dejan ver a mujeres bailando en bikini;
igual que tampoco se ven mujeres bereberes contonearse, bajo la luna, una de sus danzas típicas al lado de las haimas.
Recuerdo al ver las coloridas tumbas de los reyes muertos de Marrakech a las máquinas tragaperras por su tamaño.

 
Una torre paisajística no es insólita entre el bosque, como las mezquitas y kasbah’s cerca del oasis de palmeras.
Los baños de palaya con peces esquivadores, nunca serán iguales que los hammam y masajes árabes con jabón negro.
Los puentes parecen montañas lejanas como dunas anochecidas,
y las algas en las playas son como cactus disecados por siglos entre arenas,
a pesar de que un té hidrata al final de los largos paseos del día.

 
Sandra Marie Steele Pastor
(Integrante del taller de poesía Grupo Cero en Alcalá de Henares)

 

domingo, 26 de marzo de 2017

PEPE EL CONFORMISTA


PEPE EL CONFORMISTA

 
Yo soy Pepe y por amor
un domingo fui a votar.
Después tuve sarampión
y no me pude rascar.

 
Y cuando mi amada dice:
¡Ay! Que caro que está el pan
Yo le digo, tú votaste
te la tienes que aguantar.

 
Y quién se compra una casa
en esta especulación
y las promesas, querido,
nadie las quiere cumplir.

 
Promesas hizo mi madre
y, tampoco, las cumplió,
y Dios prometió la vida,
y también, la muerte dio.

 
Así que, querida mía,
cuando el señor Presidente
no cumple con las promesas
hasta el mismo Dios lo quiere.

 
Querido no aguanto más
que vengas con tonterías
lo que te quiero decir
ya no es pura fantasía.

 
Tú me dijiste cuando nos casamos
que una podía elegir lo que quería
y yo fui mirando y leyendo y viendo
y me di cuenta enseguida
que el señor estaba enfermo.

 
Ay amor, ay amor
déjate de joder.
Ay amor, ay amor
déjate de joder.

 
Deja tranquilo al señor
que es el señor Presidente
no te vayas a pasar
atacando su verdad.

 
Que está prohibido, prohibido
te lo digo de amistad,
alterar al Presidente
con la guerra o el amor.

 
Tu dirás lo que te mandan
más yo diré lo que quiero:

 
La enfermedad que preside
la vida del Presidente,
el destino de las tropas,
al decir de los poetas,
y el amor de las palomas,

 
es la misma enfermedad
que tuvo su Emperador,
que un día se atragantó
con sangre de sus ideas.
 

Ay amor, ay amor
déjate de joder.
Ay amor, ay amor
déjate de joder.

 
No me dejo de joder
porque somos todos libres
y quiero decirte, amor,
que ya quiero terminar.

 
Así que pido permiso
para tirarme dos pedos
al estilo varonil
y saludar al maestro.

 
Tú te quedas ahí
jugando con el verbo
yo me voy a votar
por las dudas, acierto.

 
Miguel Óscar Menassa

 

 

sábado, 25 de marzo de 2017

EL MAESTRO


 

EL MAESTRO

 

Con el alma en una nube
y el cuerpo como un lamento
viene el problema del pueblo
viene el maestro
el cura cree que es ateo
y el alcalde comunista
y el cabo jefe de puesto
piensa que es un anarquista
le deben 36 meses
del cacareado (mento)
y el piensa que no es tan malo
enseñar (toreando )un sueldo
en el casino del pueblo
nunca le dieron asiento
por no andar politiqueando
ni ser portavoz del cuento
las buenas gente del pueblo
han escrito al menisterio
y dicen que no esta claro
como piensa este maestro
dicen que lee con los niños
lo que escribió  un tal Machado
que anduvo por estos vagos
antes de ser exilado
les habla de lo innombrable
y de otras cosa peores
les lee libros de versos
y no les pone orejones
al explicar cualquier guerra
siempre se muestra remiso
por explicar claramente
quien venció y fue vencido
nunca fue amigo de fiestas
ni asiste a las reuniones
de las damas postulantes esposas de los patrones
por estas y otras razones
al fin triunfo el buen criterio
y al terminar el invierno
le relevaron del puesto
y ahora las buenas gentes
tienen tranquilo el sueño
porque han librado a sus hijos
del peligro de un maestro
con el alma en una nube
y el cuerpo como un lamento
se marcha, se marcha el padre del pueblo
se marcha el maestro.

Patxi Andion

viernes, 24 de marzo de 2017

PARA LA LIBERTAD


PARA LA LIBERTAD

Para la libertad, sangro, lucho, pervivo.
Para la libertad, mis ojos y mis manos
como un árbol carnal, generoso y cautivo,
doy a los cirujanos.
Para la libertad siento más corazones
que arenas en mi pecho: dan espumas mis venas,
y entro en los hospitales,
y entro en
los algodones
como en las azucenas.

Porque donde unas cuencas vacías amanezcan
ella pondrá dos piedras de futura mirada
y hará que nuevos brazos y nuevas piernas crezcan
en la carne talada.

Retoñarán aladas de savia sin otoño
reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.
Porque soy como el árbol talado,
que retoño:
y aún tengo la vida.

Miguel Hernández
(versión musical)

miércoles, 22 de marzo de 2017

CANTARES


CANTARES

Todo pasa y todo queda,
pero lo nuestro es pasar,
pasar haciendo caminos,
caminos sobre la mar.

Nunca perseguí la gloria,
ni dejar en la memoria
de los hombres mi canción;
yo amo los mundos sutiles,
ingrávidos y gentiles,
como pompas de jabón.

Me gusta verlos pintarse
de sol y grana, volar
bajo el cielo azul, temblar
súbitamente y quebrarse...
nunca perseguí la gloria.

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar
al andar se hace camino
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.

Caminante no hay camino
sino estelas en la mar
hace algún tiempo en ese lugar
donde hoy los bosques se visten de espinos
se oyó la voz de un poeta gritar:
"Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar..."

Golpe a golpe, verso a verso
Murió el poeta lejos del hogar.
Le cubre el polvo de un país vecino.
Al alejarse le vieron llorar.
"Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar..."

Golpe a golpe, verso a verso
Cuando el jilguero no puede cantar.
cuando el poeta es un peregrino,
cuando de nada nos sirve rezar.
"Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar..."

Golpe a golpe, verso a verso,
golpe a golpe, verso a verso,
golpe a golpe, verso a verso.

Antonio Machado
(versión musical)

martes, 21 de marzo de 2017

A GALOPAR


A GALOPAR

Las tierras, las tierras, las tierras de España
las grandes, la sola desierta llanura
galopa caballo cuatralbo, jinete del pueblo
que la tierra es tuya

A galopar, a galopar, hasta enterrarlos en el mar (bis)

A corazón, suenan, suenan, resuenan
las tierras de España en las herraduras
galopa caballo cuatralbo, jinete del pueblo
que la tierra es tuya

A galopar, a galopar, hasta enterrarlos en el mar (bis)

Nadie, nadie, nadie, que enfrente no hay nadie
que es nadie la muerte si va en tu montura
galopa caballo cuatralbo, jinete del pueblo
que la tierra es tuya

A galopar, a galopar, hasta enterrarlos en el mar (bis)

 

Rafael Alberti

(versión musical)

lunes, 20 de marzo de 2017

SE EQUIVOCÓ LA PALOMA


SE EQUIVOCÓ LA PALOMA

Se equivocó la paloma, se equivocaba
por ir al norte fue al sur, creyó que el trigo era agua
se equivocaba

Creyó el mar era el cielo, que la noche la mañana
se equivocaba, se equivocaba
que las estrellas eran rocío, que la calor era nevada

se equivocaba, se equivocaba
que tu falda era su blusa, que tu corazón su casa
se equivocaba, se equivocaba

ella se durmió en la orilla do en la cumbre de una rama

se equivocaba, se equivocaba
que tu falda era su blusa, que tu corazón su casa
se equivocaba, se equivocaba
se equivocaba, se equivocaba

Rafael Alberti
(versión musicalizada)

domingo, 19 de marzo de 2017

MUJER EN SU VENTANA


MUJER EN SU VENTANA

 

Ella está sumergida en su ventana
contemplando las brasas del anochecer, posible todavía.
Todo fue consumado en su destino, definitivamente inalterable desde ahora
como el mar en un cuadro,
y sin embargo el cielo continúa pasando con sus angelicales procesiones.
Ningún pato salvaje interrumpió su vuelo hacia el oeste;
allá lejos seguirán floreciendo los ciruelos, blancos, como si nada,
y alguien en cualquier parte levantará su casa
sobre el polvo y el humo de otra casa.
Inhóspito este mundo.
Áspero este lugar de nunca más.
Por una fisura del corazón sale un pájaro negro y es la noche
-¿o acaso será un dios que cae agonizando sobre el mundo?-,
pero nadie lo ha visto, nadie sabe,
ni el que se va creyendo que de los lazos rotos nacen preciosas alas,
los instantáneos nudos del azar, la inmortal aventura,
aunque cada pisada clausure con un sello todos los paraísos prometidos.
Ella oyó en cada paso la condena.
Y ahora ya no es más que una remota, inmóvil mujer en su ventana,
la simple arquitectura de la sombra asilada en su piel,
como si alguna vez una frontera, un muro, un silencio, un adiós,
hubieran sido el verdadero límite,
el abismo final entre una mujer y un hombre.

 
Olga Orozco

 

 

miércoles, 15 de marzo de 2017

BESOS


BESOS

 

Hay besos que pronuncian por sí solos
la sentencia de amor condenatoria,
hay besos que se dan con la mirada
hay besos que se dan con la memoria.

 
Hay besos silenciosos, besos nobles
hay besos enigmáticos, sinceros
hay besos que se dan sólo las almas
hay besos por prohibidos, verdaderos.

 
Hay besos que calcinan y que hieren,
hay besos que arrebatan los sentidos,
hay besos misteriosos que han dejado
mil sueños errantes  perdidos.

 
Hay besos problemáticos que encierran
una clave que nadie ha descifrado,
hay besos que engendran la tragedia
cuantas rosas en broche han deshojado.

 
Hay besos perfumados, besos tibios
que palpitan en íntimos anhelos,
hay besos que en los labios dejan huellas
como un campo de sol ente dos hielos.

 
Hay besos que parecen azucenas
por sublimes, ingenuos y por puros,
hay besos traicioneros y cobardes,
hay besos maldecidos y perjuros.

 
Judas besa a Jesús y deja impresa
en su rostro de Dios, la felonía
mientras la Magdalena con sus besos
fortifica piadosa su agonía.

 
Desde entonces en los besos palpita
el amor, la traición y los dolores,
en las bodas humanas se parecen
a la brisa que juega con las flores.

 
Hay besos que producen desvaríos
de amorosa pasión ardiente y loca,
tú los conoces bien son besos míos
inventados por mí, para tu boca.

 
Besos de llama que en rastro impreso
llevan los surcos de un amor vedado,
besos de tempestad, salvajes besos
que solo nuestros labios han probado.

 
¿Te acuerdas del primero…? Indefinible;
cubrió tu faz de cárdenos sonrojos
y en los espasmos de emoción terrible,
llenáronse de lágrimas tus ojos.

 
¿Te acuerdas que una tarde en loco exceso
te ví celoso imaginando agravios,
te suspendí en mis brazos… vibró un beso,
y qué viste después…? Sangre en mis labios.

 
Yo te enseñé a besar: los besos fríos
son de impasible corazón de roca,
yo te enseñé a besar con besos míos
inventados por mí, para tu boca.

 
Gabriela Mistral